Tu Palabra, mi plenitud. Semana_52

 



Desde la primaria, los maestros, me enseñaron, manzanitas uno, dos y aritmética, más tarde en la secundaria, matemáticas y posteriormente en la universidad cálculo integral y estructuras.

¡En todos los libros, era este principio: «Diez es mayor que nueve». Había que obedecer el principio y seguir el procedimiento para llegar al resultado final. En la vida profesional y natural, supe que si tienes diez bultos de cemento alcanza más que nueve.

Siempre el principio era que cien es mayor es que noventa.

Al llegar a CRISTO, aprendí a través de la BIBLIA que noventa es mayor que cien ¡cuando ya diezmaste!

El reino de Dios se mueve bajo principios y leyes que Él ha puesto para nuestro beneficio. Quebrantar estos principios y leyes trae consecuencias graves y dolorosas.

Así como hay leyes de la física, termodinámica, matemáticas, y mucho más, también el Reino de Dios las tiene. No conocer los principios y leyes espirituales de éste y no practicarlos, es no vivir como Él manda.

Un PRINCIPIO es Mateo 6:33. “Lo más importante es que reconozcan a Dios como único Rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten”. (BLS)

Abraham es un ejemplo de confianza en Dios, que siguió la voz del altísimo invisible y lo demostró con obediencia. El Señor hizo un pacto con Abraham después de la batalla de los reyes. Abraham le dio el diezmo a Melquisedec del botín de guerra, porque Dios lo había prosperado. (Génesis 14:20)

En Génesis 22:1-2 Dios prueba a Abraham pidiéndole en sacrificio a su único y primogénito hijo con
Sara, después de tanta espera ahora se lo pide. Y no dudó en hacerlo porque le CREYÓ y OBEDECIÓ. Dios no se lo pidió dos veces, solo una, y Abraham 
actuó de inmediato.

Abraham iba a adorar a Dios, junto con su hijo, (Génesis 22:5), y esto nos enseña que el sacrificio al Señor es una forma de adorarle.

ADORAR significa: reverenciar, demostrar que algo tiene valor, demuestra devoción. Abraham confiaba en Dios, sabía que su primogénito le pertenecía
a Dios
“AHORA SÉ...”, fue la expresión de Dios. Dios sabía que Él era el primero en TODO para con Abraham porque le demostró obediencia absoluta. Creer que Dios hará lo que promete hace más fácil obedecer. Diezmar es una forma de adorar a Dios.

DIOS DEBE SER EL NÚMERO UNO EN NUESTRA VIDA.

Proverbios 3:9-10 “Demuéstrale a Dios que para ti Él es lo más importante. Dale de lo que tienes y de todo lo que ganes; así nunca te faltará ni comida ni bebida”. (BLS).

Romanos 11:36 “Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén”. (NVI).

En el llamado a servirle en las misiones y extender el Reino, hemos vivido día a día estas palabras que se han cumplido en nuestras vidas.

Quienes dan con la actitud correcta saben que mientras más le dan a Dios, más bendiciones Él les devolverá en la cosecha.

Debemos adorar sembrando con generosidad.

2 Corintios 9:6 “Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará”.

A. H. V.

Puente de Dios a las Naciones, Panamá.